Más de 270 personas se encargarán de la seguridad y la limpieza en las playas de Bizkaia a lo largo de este verano

A lo largo de la temporada de playas de este año, que se prolongará desde este sábado, 1 de junio, hasta el 30 de septiembre, 273 personas velarán a diario por la seguridad y la limpieza de los arenales, entre personal de los servicios de Prevención de Accidentes, Socorrismo y Asistencia; de limpieza y mantenimiento y de hondartzainas dirigidos y coordinados todos ellos por la Diputación Foral de Bizkaia.

Para desarrollar el programa de playas, la Institución foral cuenta este año con un presupuesto de 5,7 millones de euros. La mitad de ellos, 2,3 millones, se destinan a las tareas vinculadas con la seguridad y la otra mitad (2,4 millones) a los trabajos de limpieza de los arenales.

En conjunto, el equipo humano que prestará el servicio de Prevención de Accidentes, Socorrismo y Asistencia está conformado por 154 socorristas acuáticos y otras 19 personas entre coordinadores, logistas o patrones de apoyo. Cada día estarán de servicio 6 coordinadores y 88 socorristas distribuidos en 24 puestos de socorro de la siguiente manera: 7 personas en La Arena, 2 en Las Arenas, 5 en Ereaga, 4 en Arrigunaga, 3 en Gorrondatxe, 5 en Barinatxe, 7 en Arriatera-Atxabiribil, 2 en Muriola, 4 en Plentzia, 6 en Gorliz, 2 en Armintza, 7 en Bakio, 2 en Aritzatxu, 2 en Laidatxu, 3 en San Antonio, 2 en Toña, 6 en Laida, 4 en Laga, 2 en Ea, 2 en Ogella, 3 en Isuntza, 5 en Karraspio, 2 en Arrigorri y 1 persona más de retén.

El material de rescate que utilizarán las personas de este servicio dependerá de las características de las diferentes playas, pero cabe destacar que contarán con cuatro embarcaciones de salvamento, ocho embarcaciones de respeto en almacenes de Bilbao, Getxo, Bermeo y Ondarroa; 4 motos de agua y otras cinco de respeto en los almacenes mencionados con anterioridad; 3 quads y 9 buggys de rescate (dos de ellos eléctricos), tres vehículos todoterreno, una flota ecológica conformada por 7 turismos eléctricos, híbridos y de gas para coordinadores de zona, 14 torres de vigilancia, 40 desfibriladores semiautomáticos, 30 glucómetros, 40 pulsioxímetros, 30 camillas de inmovilización y 30 herramientas de medición de Reanimación Cardiopulmonar.

Además, las y los socorristas contarán con una ‘wave board’, embarcación que permite acoplar a una moto de agua una plataforma con la que alcanza 5 metros, de manera que se amplía su capacidad.

Otro de los pilares de la seguridad en las playas es el servicio de Hondartzainas, en el que trabajarán este año 30 personas entre las diez de la mañana y las ocho de la tarde, en estrecha colaboración tanto con el Servicio de Prevención de Accidentes, Socorrismo y Asistencia como con la Ertzaintza y la Policía Municipal de las diferentes localidades en las que se ubican las playas.

Además, se mantiene en todos los arenales el servicio de pulseras «Ume Galduak», cuyo objetivo es el de identificar a las y los menores de ocho años extraviados en las playas.

Banderas
Este año, como el anterior, se balizarán con dos banderolas en la orilla las denominadas ‘zonas de refresco’, que se habilitarán cuando haya bandera roja por el estado de la mar y las corrientes para permitir a las personas usuarias que accedan a refrescarse al agua, pero siempre sin rebasar la zona en la que se hace pie.

Como novedad, cuando se produzcan episodios en los que eventualmente la calidad del agua no sea suficiente para el baño, esta temporada se complementará la bandera roja con otra bandera adicional que incluirá el símbolo que establece la normativa para estos casos y que ya se venía utilizando en la cartelería y la web de las playas.

Limpieza y equipamiento
El servicio de limpieza de las playas va a ocupar entre los meses de junio y septiembre a 89 personas en diferentes horarios. Estas personas trabajan con un sofisticado equipo mecánico que incluye máquinas limpia-playas, camiones, tractores, barredoras y cribadoras, así como con un camión de caja abierta para el transporte de material de mantenimiento, barredoras pick-up 4×4 (uno con plataforma elevadora) y cribadoras manuales.

Los trabajos de preparación de las playas se prolongan durante varios meses antes del inicio de la temporada. Un tiempo que, principalmente, se destina al acondicionamiento de los arenales y la instalación de equipamiento. Así, este año se han instalado 119 duchas (358 rociadores) 144 fuentes y lavapiés, 725 papeleras y bidones para la recogida de residuos, 367 plataformas emparrilladas y 1.920 metros de pasarela de madera.

Accesibilidad y baño asistido
La accesibilidad en las playas de Bizkaia está garantizada por la instalación de equipamientos y, sobre todo, a través de los programas «Hondartza Denontzat» (que se puso en marcha por primera vez en 2003, ha ido creciendo año tras año y se presta en los arenales de Ereaga, Plentzia, Gorliz, Laidatxu, Lekeitio y Ondarroa los meses de julio y agosto en horario de 11:15 a 18:45 horas) y «Hondartza Bizi» (financiado por el Ayuntamiento de Zierbena para desarrollarse en La Arena entre el 28 de junio y el 18 de septiembre, de lunes a sábado en horario de 10:00 a 14:00 horas y de 15: a 19:00 horas).

«Hondartza Denontzat» es un programa que impulsa la Diputación Foral de Bizkaia en colaboración con Bidaideak con la intención de facilitar los recursos de accesibilidad, ayudas técnicas y asistencia personal para que las personas con problemas de movilidad puedan disfrutar de los arenales y el baño en el mar. Así, se prestan servicios de acogida, vestuario, asistencia personal durante la estancia en la playa, baño asistido con silla anfibia, apoyo en baño sin silla y préstamos de ayudas técnicas.

Mejora continua y certificaciones
Otro aspecto fundamental en la gestión que realiza la Diputación Foral de Bizkaia es el de la mejora continua en todas las cuestiones que guardan relación con la calidad de los arenales y de los servicios que se ofrecen en ellos. En ese sentido, 15 de los arenales de nuestro territorio cuentan, un año más, con las certificaciones ISO de Calidad (9001) y Medio Ambiente (14001) y los de Bakio, Plentzia y Arriatera-Atxabiribil mantienen el registro EMAS (la máxima distinción ambiental otorgada por la Unión Europea), y Gorliz, la Q de calidad.

Dos ejemplos más de mejora continua son el uso de un sistema de gestión de la información referida a atención sanitaria, alertas e incidencias a través de tablets por parte del Servicio Prevención de Accidentes, Socorrismo y Asistencia y el desarrollo de una aplicación para dispositivos móviles dirigida al personal de este mismo servicio en la que se vuelcan los datos de monitorización costera que se realiza a través del proyecto Kosta System, en colaboración con Azti-Tecnalia. Esta última aplicación permite la identificación y localización de las corrientes de resaca, las zonas de rotura, barras de arena y oleaje, entre otras cuestiones, lo que permite reforzar la seguridad de los bañistas y facilita la toma de decisiones del personal del Servicio de Prevención de Accidentes, Socorrismo y Asistencia.

Calificación de las personas usuarias
Las playas de Bizkaia recibieron una calificación de notable por parte de las personas que las utilizaron durante la pasada temporada, en la que la afluencia a ellas creció un 44,64% sumando 3,5 millones de usuarios y usuarias. En concreto, la nota fue de un 7,8 sobre 10, según la encuesta que anualmente realiza el Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural. Además, ninguno de los arenales bajó del 6,9 y dos de ellos llegan al sobresaliente: Plentzia (9,08) y Gorliz (9,02).

Un año más, el aspecto mejor valorado de las playas fue la seguridad, en el que la nota alcanzada fue de un 8,72. Esta calificación es aún más alta en el caso del Servicio de Prevención de Accidentes, Socorrismo y Asistencia, que con un 9,76 es, de nuevo, el mejor valorado de los que se prestan en las playas.

La limpieza fue el siguiente aspecto mejor calificado, con un 7,60, y los servicios y equipamientos de los arenales recibieron un 7,15.

Carta de servicios
El arranque de la temporada coincide con la publicación de la carta de servicios de playas, un instrumento con el que la Diputación Foral de Bizkaia quiere ofrecer a las y los usuarios de los arenales información clara y sencilla sobre los aspectos más relevantes del servicio que presta en ellos, los derechos que les asisten como personas usuarias, información sobre los compromisos de calidad que asume la Institución foral e información sobre cómo van a medirse esos compromisos.

A través de esta carta, quienes utilizan las playas de nuestro territorio podrán conocer que la Diputación Foral de Bizkaia, entre otras cosas, se compromete a asegurar una limpieza adecuada de las playas, a reparar y atender los desperfectos en el equipamiento de las mismas en el plazo máximo de un día -siempre y cuando la reparación no esté condicionada por los suministros de algún tipo de material-a controlar la seguridad de las personas usuarias durante el baño, o a informar a las personas usuarias a través de la megafonía de las medidas de prevención y recomendaciones, del color de la bandera, de la calidad y temperatura del agua, así como de los horarios de pleamar y bajamar.

La elaboración y publicación de las cartas de servicios es un paso más que da la Diputación Foral de Bizkaia dentro de los principios de transparencia, buen gobierno, responsabilidad y rendición de cuentas. Estas cartas permitirán a posteriori una mejor evaluación de los servicios y del grado de cumplimiento de los compromisos adquiridos de cara a la mejora continua de los servicios y la optimización de los recursos.