Emilio Sagi convierte la opereta Luna de miel en el Cairo en una desternillante y disparatada comedia musical que pondrá patas arriba el Teatro Arriaga

Fotografía de Fernando Marcos

Emilio Sagi, gran director de escena y quien fuera director artístico del Teatro Arriaga entre enero de 2008 y diciembre de 2015, vuelve a la que fuera su casa con un gran espectáculo. Se trata de Luna de miel en el Cairo, la famosa opereta en dos actos de José Muñoz Román, con música de Francisco Alonso, a la que Emilio Sagi ha dado una vuelta de tuerca para convertirla en una comedia musical divertidísima, que enganchará al público de Bilbao la próxima semana, en concreto los días 3, 4, 6 y 7 de abril. Emilio Sagi no solo ha realizado esta versión libre de la obra, sino que además se encarga de su dirección de escena, mientras que la batuta musical corre a cargo del Maestro Miquel Ortega en esta producción del Teatro de la Zarzuela.

Luna de miel en El Cairo era la nueva propuesta de la revista musical española en los años de posguerra, una vez anulada, por las circunstancias políticas, la tradición inmediatamente anterior de espectáculos llenos de alusiones eróticas y dobles sentidos. Emilio Sagi ha querido llevar la opereta al terreno de la comedia musical, creando una obra muy disparatada y con mucho cachondeo, un montaje que no es opereta, ni revista, ni zarzuela… sino un poco de todo. Por eso, su interpretación corre a cargo de excelentes cantantes líricos, con Beatriz Díaz y David Menéndez en los papeles protagonistas, a quienes acompañan Mariola Cantarero, Itxaro Mentxaka, José Manuel Díaz, Enrique Viana y Alberto Núñez. Además de la calidad de sus voces, hay que destacar la vis cómica que demuestran todos ellos. En este sentido, también hay que destacar la divertida aportación de los actores Mitxel Santamarina e Iñaki Maruri, el refuerzo vocal y la chispa del Coro Rossini, dirigido por Carlos Imaz, y la siempre ajustada ejecución de la partitura por parte de la Bilbao Orkestra Sinfonikoa (BOS).

Y es que no cabe duda de que la música es uno de los grandes atractivos de esta obra, puesto que no solo es maravillosa, sino que además es muy pegadiza, no en vano su autor, Francisco Alonso, fue un gran melodista, compositor de grandes zarzuelas y revistas. Aún permanecen en el recuerdo obras como La bejarana, La parranda, Las leandras y muchísimas otras.

Luna de miel en el Cairo también ofrece ágiles y graciosos momentos de baile coreografiados por Nuria Castejón e interpretados por once bailarines en escena.

Asimismo, no debemos olvidar la importante aportación de Daniel Bianco, cuya preciosa escenografía nos traslada directamente a la ciudad del Cairo y viste de majestuosidad al espectáculo. Bianco, hoy Director Artístico del Teatro de la Zarzuela, también retorna al Teatro Arriaga, donde trabajó como Director Artístico Adjunto, precisamente en la “era Sagi”.

Por último, también merecen mención el colorido vestuario de Jesús Ruiz y el trabajo lumínico de Eduardo Bravo.