El parque mirador de Artxanda ha sido renovado con un diseño integrador que potencia sus elementos singulares

El Ayuntamiento de Bilbao ha renovado el Parque Mirador de Artxanda, su entorno y sus accesos, para crear un espacio más accesible y acogedor. Se trata de un punto de encuentro de multitud de visitantes, así como de vecinos y vecinas de la Villa y que, tras las obras, ha dado un salto cualitativo tanto en sus usos como en su estética.

Hoy mismo, el Alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, acompañado por el concejal de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos, Asier Abaunza, entre otros representantes municipales, ha inaugurado esta actuación, donde el Consistorio ha generado un espacio más amable y potenciado, con un diseño integrador, los elementos singulares que forman parte de este espacio: la Escultura de la Huella, la Fuente Central y el Mirador.

También se ha diseñado un jardín de referencia, único en Bilbao, con parterres florales accesibles, y una pérgola vegetada formada por más de 60 arcos.

PARQUE MIRADOR DE ARTXANDA

El Parque Mirador de Artxanda consta de un paseo perimetral, con vistas a la ladera y a Bilbao, de más de 4 metros de anchura en todo el recinto. De este paseo salen unos caminos radiales al centro del parque donde se ubica la fuente ornamental.

En esta zona se distinguen dos zonas estanciales: la Plaza Central de la fuente, y la Plaza de la Escultura de La Huella. Su renovación ha tenido como punto de partida el diseño de un jardín de referencia en la ciudad: formal, singular y cuidado; con mobiliario en sintonía con el entorno; con un pavimento remodelado y con una red de riego automatizada que garantiza el buen mantenimiento de las praderas durante todo el año.

Su ejecución ha respetado al máximo la distribución preexistente para minimizar el impacto sobre el arbolado de la zona. De esta manera, se han renovado la Plaza Central, y la Plaza de la Huella, y esta última se ha ampliado como zona de esparcimiento.

La disposición de la jardinería está pensada para pasear, disfrutar de las vistas y admirar la vegetación, con caminos cubiertos con pérgolas vegetadas que dotan a este entorno de un valor diferencial. Además se han plantado parterres florales accesibles entre los distintos caminos de conexión del espacio.

Las dos zonas de estancia del parque se han renovado completamente. En la Plaza Central se ha cambiado el pavimento, que incorpora ahora un acabado en dos colores y que genera una imprimación del motivo de la ‘huella’, y la conecta además con la otra zona estancial del parque. El pavimento recoge también el dibujo de los puntos cardinales, en recuerdo de la rosa de los vientos que estaba ubicada en este espacio.

Por su parte, la Plaza De La Huella se amplía, ocupando todo el parterre actual, de forma que se crea una gran superficie alrededor de esta zona, como antesala al Mirador de Artxanda.

Todo el mobiliario de la zona se ha rediseñado para mejorar su funcionalidad y estética, combinando colores, formas y materiales en el nuevo diseño y buscando una relación con los elementos presentes.

Asimismo, el Ayuntamiento ha renovado el alumbrado y mejorado la iluminación ornamental de la escultura de La Huella y de la Plaza del Funicular.

PASEOS CONECTADOS

Todos los paseos del entorno han visto mejoradas sus conexiones y accesibilidad. Se han repavimentado los distintos caminos y zonas estanciales, mejorando notablemente el espacio. Además, y para dar continuidad y coherencia a la actuación, se ha pavimentado el suelo del mismo color que la Plaza de La Huella, con un dibujo que imita a la piedra y mantiene la esencia del pavimento anterior.

Los trabajos han logrado asimismo una mejora en la accesibilidad en todo el tramo que conecta el Parque Mirador con la Plaza del Funicular y el restaurante Txakoli.

La actuación se ha ejecutado en 8 meses y en ella se han invertido 1.471.000 euros.