El Kbus se extenderá a nuevos barrios durante la segunda mitad del año

El autobús urbano de Barakaldo, Kbus, se extenderá a nuevos barrios de la ciudad durante la segunda mitad del año. El Órgano de Recursos Contractuales del País Vasco (OARC) ha fallado a favor del Ayuntamiento de Barakaldo en el recurso interpuesto hace 3 meses por una de las empresas licitadoras a la gestión del nuevo contrato del autobús urbano de Barakaldo, Kbus. Así, el Ayuntamiento cuenta con luz verde para proseguir con el proceso de adjudicación.

El concejal de Gestión de Obras y Servicios para los Barrios y la Ciudad, Jon Andoni Uria, ha anunciado esta mañana que la Mesa de Contratación del Ayuntamiento realizará durante los próximos días una propuesta de adjudicación del servicio de Kbus, que una vez transcurridos los trámites legales preceptivos, deberá ser ratificada por el pleno municipal. “Cuando el pleno de el visto bueno a la adjudicación, se abrirá un nuevo plazo de recurso y, una vez finalizado, podrá formalizarse el contrato. Entonces, la empresa gestora contará con 6 meses para adquirir y tener en marcha los nuevos autobuses e iniciar el servicio, por lo que podríamos hablar de que, previsiblemente, el Kbus ofrecerá servicio a los barrios más alejados del centro de la ciudad antes de que finalice este mismo año”, ha anunciado Uria.

El nuevo contrato recoge convertir la actual Línea 1 en una línea circular. Hasta ahora el trayecto empieza en la Avenida Altos Hornos (Desertu Berria) y termina en Lutxana. De esta manera se cerrará el recorrido a través de la 634 Desertu Berria y Lutxana. Esta línea contará con seis autobuses circulando a la vez. La misma Línea 1 se ampliará para dar servicio al barrio de Burtzeña, bajando hasta la rotonda que marca el límite con Zorrotza.

Además, se creará una nueva línea, la Línea 3, que unirá Kadagua con Kastrexana pasando por La Constancia, La Paz, la Plaza de Cruces, Munoa, Zubileta, terminando el recorrido en Kastrexana. “Este nuevo servicio prevé que el Kbus aumente hasta los 100.000 potenciales usuarios y usuarias anuales, por lo que una gran parte de nuestra población se verá ahora beneficiada gracias a la ampliación de este servicio”, ha indicado Uria. Los viajes de Kbus podrían superar los 920.000 anuales.

El nuevo contrato de Kbus también trae mejoras en los propios autobuses. Los pliegos recogen que debe haber un mínimo de 8 autobuses, dos de ellos híbridos, y todos deben contar con un piso bajo integral. Además, dentro del autobús, las y los usuarios contarán con puerto USB para poder cargar los móviles o tablets, servicio Wifi y una pantalla informativa de 30 pulgadas. Para poder consultar los recorridos y los tiempos de espera, se habilitará una APP en la que las y los usuarios de Kbus puedan consultar cómo llegar hasta la parada más cercana y el tiempo que falta para la llegada del nuevo autobús.

El proceso de renovación del contrato del autobús urbano es una de los más largos, ya que la tramitación obliga a realizar un anuncio previo con un año de antelación. Además, debido al tipo de servicio y al volumen presupuestario, los pliegos deben publicarse también a nivel europeo, lo que alarga los plazos de contratación.

En este caso, además, los pliegos se dejaron sobre la mesa en el pleno del pasado mes de marzo a petición de los grupos que en aquel entonces formaban la oposición. Finalmente, fueron aprobados en abril, después de incluir un aumento de 3 millones de euros durante la vigencia del contrato para recoger las mejoras laborales que demandaban los y las trabajadoras del Kbus, llegando a cerca de 26 millones de euros durante los diez años de vigencia del contrato.

Además, el equipo de gobierno ya ha contratado la asistencia técnica que se comprometió a llevar a cabo para el estudio de propuestas de mejora del servicio. También se trabajará en la solicitud de colaboración y o autorización de otros organismos y administraciones públicas para mejorar el servicio, e iniciar el proceso de búsqueda de alternativas para subvencionar con carácter social a determinados colectivos, ya que los pliegos permiten modificaciones de hasta 20% del importe anual del contrato.