Cinco edificios públicos de Bizkaia se iluminarán el sábado en la campaña “Ciudades por la Vida”, la movilización mundial en contra de la pena de muerte

Edificios públicos de cuatro municipios vizcaínos se iluminarán el sábado 30 de noviembre en solidaridad con las personas condenadas a muerte en todo el mundo, respondiendo a la campaña “Ciudades por la Vida”, una movilización global que se organiza desde hace 17 años para reivindicar la abolición de la pena capital. Las cuatro localidades apoyan de esta manera una campaña promovida por la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, a la que pertenece Amnistía Internacional, cuyos grupos locales de activistas trabajan por la implicación de las corporaciones locales en esta movilización.

En Bilbao, la participación del Ayuntamiento se concretará en la iluminación de la Casa Consistorial entre las 18 y las 20:30 horas, además de la proyección de un video en pantalla gigante. En ese intervalo, activistas de Amnistía Internacional recogerán firmas con solicitudes para detener ejecuciones en diversos países del mundo, y leerán un manifiesto al concluir el acto.

Además, la movilización se suma en esta ocasión a la celebración de Fair Saturday, el movimiento social surgido en Bilbao en 2014 que ha alcanzado repercusión global. El “día para cambiar el mundo a través del arte y la cultura”, que se organiza anualmente el último sábado de noviembre, coincide en esta ocasión con la jornada mundial “Ciudades por la Vida”, que se convoca todos los años el 30 de noviembre, por lo que ambas iniciativas se han unido simbólicamente a través de dos músicos que amenizarán la movilización contra la pena de muerte, junto a la escultura de Jorge Oteiza.

Además del de Bilbao, se han sumado a la movilización contra la pena capital los ayuntamientos de Leioa -que iluminará el Polideportivo de Sakoneta-, Portugalete -que hará lo propio con la Basílica de Santa María y el Polideportivo Pando Aisia- y Santurtzi -que conectará la iluminación exterior de la Casa Torre- para participar en la campaña de concienciación contra la pena capital en todo el mundo.

Origen de la movilización y las cifras de la pena de muerte en el mundo
Más de 2.000 ciudades de todo el mundo se van a iluminar, un año más, para mostrar el rechazo de la sociedad a la pena de muerte, un castigo cruel, inhumano y degradante contra el que Amnistía Internacional lleva luchando desde hace décadas. Ciudades por la Vida está impulsada por la Comunidad de Sant’Egidio junto con Amnistía Internacional. En noviembre del pasado año un total de 123 Estados miembros de la ONU —la cifra más alta registrada hasta la fecha— votaron a favor de un borrador de resolución sobre una moratoria en el uso de la pena de muerte.

La jornada «Ciudades por la Vida / Ciudades contra la Pena de Muerte» se celebra en recuerdo de la primera abolición de la pena capital, en el Gran Ducado de Toscana en 1786. En 1977 sólo 16 países habían abolido totalmente la pena de muerte en su legislación y en la práctica. En la actualidad el mundo camina hacia la abolición: la mayoría de los países, 106, han abolido ya por completo este castigo.

Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer: numerosos países siguen poniendo en práctica la pena de muerte sin restricciones y, al final de 2018, se tenía constancia de que había al menos 19.336 personas condenadas a muerte. En 2018 se ejecutó al menos a 690 personas (303 menos que en 2017), la cifra más baja en los últimos 10 años. Estas cifras no incluyen las miles de ejecuciones que se cree que tienen lugar todos los años en China, donde los datos sobre el uso de la pena de muerte seguían estando clasificados como secreto de Estado.