“Sukaldatu”, el proyecto para promover la cocina saludable en las ikastolas

Basque Culinary Center, Ikastolen Elkartea y Eroski, prosiguen este curso 2015-2016 con su proyecto “Sukaldatu/A Cocinar”, que busca promover la cocina en familia como fórmula para promover una alimentación saludable. Para ello, durante una semana, niños y niñas de entre 10 y 14 años aprenderán por grupos a cocinar en sus propios centros escolares. Se trata de una inmersión gastronómica en la que cada grupo durante un día conocen al máximo la cocina: hacer la compra, conocer los productos de temporada y locales, aprender a cocinar y conocer todo el proceso desde el inicio hasta el final.

Basque Culinary Center, Ikastolen Elkartea y Eroski, prosiguen este curso 2015-2016 con su proyecto “Sukaldatu/A Cocinar”, que busca promover la cocina en familia como fórmula para promover una alimentación saludable. Para ello, durante una semana, niños y niñas de entre 10 y 14 años aprenderán por grupos a cocinar en sus propios centros escolares. Se trata de una inmersión gastronómica en la que cada grupo durante un día conocen al máximo la cocina: hacer la compra, conocer los productos de temporada y locales, aprender a cocinar y conocer todo el proceso desde el inicio hasta el final.
Esta semana el proyecto recala en la ikastola Ander Deuna de Sopela (Bizkaia). Este año toman parte en el mismo un total de 15 ikastolas del País Vasco y Navarra y participarán 1.200 niños y niñas entre 10 y 14 años y sus progenitores. El proyecto parte de considerar que cocinar y comer juntos es un elemento fundamental de la familia y la educación familiar, empezando por los escolares.
En concreto, el proyecto “Sukaldatu/A Cocinar” tiene como objetivo poner en valor el papel de la cocina en diferentes ámbitos, por su impacto en ellos, como son la salud, los vínculos familiares y la riqueza local a través de productos locales. En el ámbito de la salud es importante introducir pautas de salud en la cocina a la hora de planificar los menús y dotarlos de productos frescos, y dedicarle tiempo a la cocina. Y es que no se puede desligar del acto de comer, del previo, que es cocinar -y que ha sido además clave en el desarrollo de la humanidad- y el de cocinar con comer en grupo, principalmente en familia. Así mismo, comer -y previamente cocinar- se convierte en una de las claves de la cohesión familiar y de la cultura social de un país.