Paco Ibáñez regala sus Vivencias este domingo en el Teatro Arriaga

El escenario del Teatro Arriaga recibirá este domingo, 1 de noviembre (19:00 horas), a uno de los cantantes más importantes de la música popular en lengua castellana. Paco Ibáñez es a sus 81 años una leyenda viva de la canción y un ejemplo de artista comprometido con el mundo, gracias a unas letras maravillosas en las que ha reflejado todo tipo de realidades. Lo ha hecho siempre, además, partiendo de un gusto exquisito en lo estilístico, de ahí que sea considerado la voz de los poetas. Hablamos, en definitiva, de un hombre humanista y de artista de primerísima categoría, que esta vez actuará para presentar su nueva creación, Vivencias, un viaje a través de las canciones que han marcado su vida y su trayectoria artística.

En 2014 se cumplieron 50 años de su primer disco dedicado a Federico García Lorca y Luis de Góngora, editado en París en 1964 y considerado un símbolo de la resistencia cultural. Desde entonces el artista se ha mostrado siempre firme en su lucha de búsqueda de la belleza, del pensamiento crítico y de la defensa de las libertades, y de la pluralidad de las culturas a través de la poesía y la música.

Muchos recuerdan que Paco Ibáñez fue en los años 60 todo un embajador antifranquista en París. De hecho, su casa se convirtió en un lugar de paso y de acogida de muchos artistas, políticos e intelectuales que visitaban la capital francesa. Pero este conocido capítulo de su trayectoria es solamente uno de los muchos ejemplos que ilustran su rebeldía ante las injusticias y su internacionalismo militante. Entre otras muchas causas, el cantautor valenciano ha actuado por la lucha antifranquista, contra el golpe de estado de Pinochet en Chile (“Palabras para Julia” fue un himno que las mujeres encarceladas cantaban para resistir), contra el golpe de estado de Videla en Argentina, en apoyo a Bosnia durante la guerra de Serbia y Bosnia, en apoyo a múltiples huelgas de trabajadores, contra el asesinato de Yoyes en el País Vasco o contra la guerra en Irak.

El mensaje vital de Paco Ibáñez está enraizado en lo más profundo del alma de varias generaciones de mujeres y hombres de todo el mundo que aman a este artista total que une poesía, música y artes plásticas. Por eso sus discos siempre están acompañados por pinturas o esculturas de grandes artistas como Salvador Dalí, José Ortega, Antonio Saura o Jorge Oteiza, entre otros.