Moda y televisión, ¿compatibles?

Estamos acostumbrados a que, cada vez más, los anuncios pertenecientes a las grandes firmas estén tan elaborados que hace que queramos verlos y que, en muchos casos, vayamos a buscar su versión extendida a Internet. Otra de las tendencias más habituales hoy en día es la elaboración de fashion films, una forma más atractiva de llamar la atención a la gente, y que además se ha convertido en una herramienta clave para construir, o reforzar, la imagen de marca. La creación de contenido es más habitual ahora que nunca, y una de las mejores formas para llegar a la gente. Quizá sea este el motivo por lo que moda y cine están más unidos que nunca.

Antes, la relación de ambos se basaba simplemente en la elaboración de vestuarios para las películas, algo que sin duda alguna también reforzaba la imagen de las firmas. Todo el mundo asocia Desayuno con Diamantes a Givenchy (y ese vestido negro con el que Audrey Hepburn abría la película no es solo un clásico de la moda, sino también del cine), y Belle de Jour con Yves Saint Lauren, al igual que (más recientemente) Blue Jasmine recuerda a Dior, por poner algunos ejemplos. Pero parece que eso era solo el comienzo de este idilio entre cine y moda, ya que, recordemos que en 2009 Tom Ford dirigió la adaptación de “Un hombre soltero”, y ganó algunos premios por ello (entre ellos en los Bafta) y, el año pasado Swarovski anunció la creación de su propia productora: Swarovski Entertainment. Más actualmente, Kering, el holding de firmas como Balenciaga, Stella McCartney o Gucci, anunció que iba a convertirse en patrocinador de Cannes, lo cual hará que sus firmas tengan una gran exposición mediática durante los cinco años que durará el acuerdo.

Pero ahí no queda todo, sino que ahora la moda también se une a la televisión. Anna Wintour y Wera Wang, entre otros, aparecen en un reality de televisión, The Fashion  Fund, cuyo objetivo es dar un premio económico al diseñador emergente ganador. También Diane Von Furstenberg ha estrenado The House of DVF, un reality emitido en E! en el cual los concursantes tienen que superar una serie de pruebas para convertirse en embajadores de la marca.

Hasta Raf Simons, diseñador de Dior, siempre caracterizado por ser discreto y dotar a la marca de un aire de misterio, ha decidido participar en un documental, Dior y yo, que será emitido en televisión.

Sin embargo, la unión entre moda y televisión no está tan consolidada, ni cuenta con tantas opiniones a favor, como la de moda y cine. Muchos creen incluso que a la larga perjudicará a las grandes firmas que decidan participar. Diane Von Furstenberg defiende su programa diciendo que esta es una forma de “conectar con las generaciones más jóvenes”. Sin embargo, aunque los documentales pueden acercar la marca a las personas, incluso reforzando su valor en algunos casos, la participación en los realities es más arriesgada ya que puede acabar con muchos de los valores que hacen que la gente se sienta atraída a las grandes firmas, y prueba de ello es que, como muchos dicen, nunca se verá a Karl Lagerfeld llevar a Chanel a un reality, pero el tiempo lo dirá.

Nerea Maroto