Las becas de comercio incluyen por primera vez a estudiantes de Formación Profesional Superior

La viceconsejera ha explicado que en un entorno de gran crecimiento del comercio electrónico, es fundamental potenciar herramientas que ayuden a las empresas a incrementar su volumen de negocio adoptando nuevas tecnologías e ideas que abran otros canales de venta. “Una parte de estas herramientas se basan en las ayudas y subvenciones al sector para su digitalización, innovación, realización de mejoras y proyectos de reforma, etc”.

“Por ello, en un momento en el que el peso del talento es vital” ha continuado, “hemos de ser capaces de conectar a jóvenes emprendedores con el sector, también para fomentar un relevo generacional que facilite al comercio vasco reinventarse en las claves actuales”.

En este contexto se han presentado las becas para la dinamización de la distribución comercial que, como ha aclarado el director de Comercio, “se orientan precisamente a eso: a preparar a los mejores profesionales para que sean capaces de transformar la actividad comercial y adecuarla a las necesidades de los nuevos tiempos y los nuevos hábitos de consumo”.

Becas de formación de técnicos y técnicas de gestión de la gestión comercial

Las becas incorporan como novedad su apertura al alumnado de Formación Profesional Superior, es decir, se dirigen a quienes tengan titulación universitaria, preferentemente en Ciencias Sociales, ámbito comercial y empresa o Sociología y a los titulados técnicos superiores en Marketing y Publicidad o Gestión de Ventas y Espacios Comerciales.

Se trata de un programa de becas orientado a la formación de técnicos y técnicas en distribución comercial que comprende un curso de especialización, de nivel universitario, de 180 horas, y un periodo de prácticas remuneradas en 2 entidades relacionadas con el sector (oficinas técnicas de comercio, empresas…).

El periodo de prácticas tiene una duración de 12 meses dividido en 2 partes (6 meses en cada destino) y una dotación económica de 15.000€ por persona becada, lo que hace un total de 525.000€ euros de inversión.

Las prácticas consistirán en el desarrollo de actividades relacionadas con funciones de asesora­miento técnico comercial y el desarrollo de acciones que contribuyan a mejorar el funcionamien­to actual o futuro de la pequeña empresa comercial.