Hondarribia es la primera ciudad de Euskadi que colabora en el programa BIZIGUNE con ayudas económicas mensuales

El Ayuntamiento de Hondarribia y Alokabide, sociedad pública del Gobierno Vasco que se encarga de gestionar el alquiler protegido, han firmado un acuerdo gracias al cual ambas instituciones se unen para movilizar la vivienda vacía existente en Hondarribia, disponiendo de hasta 650 euros mensuales para alquiler de vivienda vacía y hasta 2.000 euros para obras menores en los pisos que participen en el proyecto BIZIGUNE.

En el acto de presentación han estado presentes el Alcalde de Hondarribia Aitor Kerejeta, y la directora de Alokabide, Irune Berasaluze.

“El Ayuntamiento y Gobierno Vasco, a través de Alokabide, hemos firmado un acuerdo con el objetivo principal que las viviendas vacías de Hondarribia sean habitados por hondarribiarras que lo deseen, y que obviamente cumplan una serie de requisitos” dice el Alcalde Aitor Kerejeta. “El Ayuntamiento se ha sumado al programa BIZIGUNE, que pretende poner las viviendas vacías en manos de personas necesitadas de cada municipio, cuyos ingresos económicos no superen los 21.100 euros, entre otras condiciones. Además, en la iniciativa existe otra ayuda de hasta 2.000 euros dirigida a los dueños de las viviendas para que puedan realizar mejoras, antes de ponerlas a disposición del Gobierno Vasco. Por último, las viviendas que participen en el proyecto, tendrán una bonificación del 50% en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI)”.

“En los últimos años, hemos construido 195 viviendas de alquiler en Muliate, de las que 25 son de alquiler, este año se sortearán y comenzarán a edificarse otras 65, de las que 33 serán de alquiler. Ahora, el Ayuntamiento aportará 200 euros por vivienda y mes, a todas las viviendas que entren en el programa BIZIGUNE, que se suman a la cantidad de hasta 450 euros que dispondrá Alokabide. Previamente, una vez aprobado por el Pleno Municipal y luego apuntándose en el BAZ, se creará un registro de personas solicitantes, y otro de dueños de viviendas que deseen apuntarse al programa alquilando su piso siempre con la seguridad que supone que el Gobierno Vasco está detrás del programa” sigue Kerejeta.

El programa BIZIGUNE destinará una contraprestación económica a la persona titular de la vivienda que colabore cediendo su vivienda al firmar el contrato de arrendamiento. El canon ascenderá al 65% de la renta calculada al precio medio del mercado, con un máximo de 450 euros mensuales, a los que se les sumará la contraprestación del Ayuntamiento de 200 euros al mes. Será Alokabide la encargada de fijar el precio, así como de la gestión de todo el proceso. El Ayuntamiento, a través del BAZ se encargará de facilitar a los interesados los impresos de solicitud y trasladarlas a Alokabide, facilitando de este modo las gestiones a los demandantes de vivienda y dueños de los pisos.