FÚTBOL – San Mamés vuelve a sonreír

Athletic y Valencia se citaron en la tarde del domingo en el estadio de San Mamés para disputar el partido correspondiente a la cuarta jornada liguera.

Tanto bilbaínos como valencianos encaraban este encuentro con la esperanza de cambiar la dinámica de sus conjuntos. Los rojiblancos, que hasta el momento habían sumado tan solo una victoria en Liga, venían de sufrir una dolorosa derrota por 3-0 frente al Sassuolo el pasado jueves en la Europa League, mientras que los de Mestalla no habían sido capaces de sumar ni un solo punto en los tres partidos que habían disputado en el campeonato liguero.

Se presumía un duelo igualado, competido de principio a fin, un choque en el que ambos conjuntos lucharían cada balón como si fuese el último. Lo que pocos podían esperar era precisamente lo que sucedió. Álvaro Medran adelantó a los del Turia en el minuto 2 del encuentro después de aprovechar un centro de Nani desde el costado derecho. Los nervios y la angustia parecían invadir los corazones rojiblancos a la par que los seguidores del Valencia celebraban enérgicamente el tempranero tanto.

Lejos de amedrentarse, y pese a la considerable caraja con la que habían salido los leones, los del Txingurri Valverde fueron tomando el control del encuentro. Susaeta primero y Williams después tuvieron la oportunidad de igualar el choque, pero fue Aduriz quien lo consiguió. Corría el minuto 24 cuando el delantero rojiblanco remató de manera formidable una falta lanzada por Beñat. El “20” del Athletic pareció levitar para alcanzar un cuero que acabó mandando al fondo de las mallas.

Con el tanto de la igualada, el Athletic se creció aún más. El Valencia por su parte intentó reaccionar mediante tímidas llegadas a la meta defendida por el joven Kepa Arrizabalaga.

Mientras el resto de jugadores de campo no lograban concretar sus ocasiones, había uno que no se conformaba con haber logrado ya un tanto en el partido. Aduriz fue una incordio para la defensa che, aunque a partir del minuto 41 se iba a convertir en una auténtica pesadilla. El delantero guipuzcoano aprovechó de nuevo una gran asistencia de Beñat para anotar su segundo gol del encuentro mediante una bella vaselina a la que no pudo llegar Diego Alves. Aritz Aduriz lo había vuelto hacer, había conseguido levantar de sus asientos a los 40.000 aficionados rojiblancos que habían acudido a San Mamés.

El Valencia fue incapaz de igualar el partido en los segundos 45 minutos y de esta manera se mantiene con 0 puntos en la tabla, dejando muy tocado a su técnico Pako Ayestarán. El Athletic sin embargo fue quién de encadenar su segunda victoria en Liga y espera volver a lograr los tres puntos el próximo miércoles frente al Granada.

Sergio Rodríguez