FÚTBOL – Mientras hay vida, hay esperanza

 

Quinto y sexto clasificado se veían las caras en el estadio de San Mamés con un objetivo común: lograr la victoria para meter presión al Villarreal.
Se presumía un choque nivelado, pero el Celta se encargó de romper de forma prematura ese teórico equilibrio. El conjunto del Toto Berizzo que estaba dominando el encuentro, se puso por delante en el marcador en el minuto 13. El chileno Fabián Orellana situaba virtualmente al Celta a tan solo un punto del cuarto puesto y los aficionados vigueses comenzaban a soñar con volver a escuchar la sintonía de la Champions League en Balaídos.
Ese sueño, que se habían ido ganando a base de buen fútbol y victorias los jugadores celestes, se iba a comenzar a truncar en el minuto 37 cuando Gustavo Cabral desequilibró a Aritz Aduriz dentro del área. El central argentino se llevó una tarjeta amarilla y el Celta un gol en contra después de que el ariete de San Sebastián no perdonase con su lanzamiento desde los once metros.
Tan solo dos minutos después de haber sufrido el duro golpe del empate, el Celta perdió a Cabral por protagonizar la acción tonta del partido. Resulta inconcebible que un jugador de 30 años consciente de lo que se jugaba su equipo sea capaz de autoexpulsarse de la forma en la que lo hizo. Con Aduriz tendido en el suelo, el defensor del conjunto vigués pasó por su lado y golpeó con su bota el rostro del atacante guipuzcoano. Aunque es cierto que puede que Aduriz exagerase la intensidad del golpe, no es menos cierto que Cabral no tenía ninguna necesidad de hacer lo que hizo.
Con un jugador más, el Athletic fue el dominador del encuentro en la segunda mitad. Raúl García envió un balón al poste tras un disparo desde unos 40 metros y con el miedo en el cuerpo Berizzo realizó un cambio defensivo para dar más empaque a su equipo. Iago Aspas dejó su sitio en el campo a Radoja, pero ni de esta forma el Celta iba a poder llevarse un punto de San Mamés.
En una jugada embarullada dentro del área del área celtista fue Raúl García quien desde el suelo logró mandar el balón al fondo de las mallas. El Athletic ya tenía la victoria en sus manos y no la iba a dejar escapar.
Pese a que el Celta contó con una bonita ocasión para igualar de nuevo el choque en el minuto 89 por medio de Guidetti, lo cierto es que quien finalmente se llevó la victoria fue el conjunto, que se sitúa a tres puntos del Villarreal a la espera de lo que haga el submarino amarillo en el día de hoy frente al Valencia.
La Champions aún es posible y mientras lo sea los leones seguirán acechando el cuarto puesto, porque pese a que el reto es complicado el Athletic nunca se rinde.
Sergio Rodríguez.