FÚTBOL.- El Real Madrid logra su primera victoria en el nuevo San Mamés

Iraizoz, De Marcos, Etxeita, Laporte, Balenziaga, Mikel San José, Beñat, Susaeta, Sabin Merino, Raúl García y Aduriz. Esos fueron los once jugadores que Ernesto Valverde escogió para enfrentarse al Real Madrid de Rafa Benítez. La misión no iba a ser sencilla, pero un San Mamés prácticamente lleno intentaría llevar en volandas a los suyos. El himno cantado a capela por los más de 50.000 aficionados rojiblancos así lo presagiaba.

En frente se encontraba un Real Madrid con bajas tan importantes como las de Bale, James o Ramos, cuya posición fue cubierta con solvencia por un Varane que ya en el minuto 2 del encuentro evitó que Aduriz rematase a puerta cuando éste ya se encontraba dentro del área.

Los primeros 10 minutos de encuentro se caracterizaron por su gran intensidad, una buena presión de ambos equipos cuando no tenían el balón y el juego directo cuando sí lo poseían.

Pese a estar viviendo un encuentro de alto voltaje, costó ver el primer remate entre los tres palos, pero cuando lo hubo fue devastador para el equipo dirigido por el Txingurri Valverde. Corría el minuto 18 de partido cuando Mikel San José cometió un clamoroso error en la salida del balón al intentar devolver el cuero a Gorka Iraizoz. El balón se quedó corto y Benzema no desperdició la oportunidad para adelantar al conjunto blanco. 0-1. Al Athletic le tocaba remar a contracorriente.

Los siguientes minutos no fueron ni mucho menos los mejores para el cuadro rojiblanco que parecía afectado por el gol recibido; una volea de Cristiano Ronaldo que atajó Iraizoz y un centro de Marcelo desde el costado izquierdo del ataque del Real Madrid al que casi llega Benzema enmudecieron por momentos a la Catedral.

Pasados unos minutos, el Athletic buscó la reacción mediante un remate de Aduriz tras un gran pase de Balenziaga que Keylor blocó con firmeza.

Así se llegó al final de la primera parte, con el resultado favorable al Real Madrid, pero con la sensación de que el Athletic aún no había dicho su última palabra.

Y así fue. En los primeros 15 minutos de la segunda parte el conjunto bilbaíno recuperó las buenas sensaciones que había tenido durante el comienzo de la primera mitad del encuentro. Fueron unos minutos en los que ambos equipos intercambiaron golpes.

Pero el más duro de ellos lo asestaría el Athletic en el minuto 21 cuando Laporte robó un balón en su propio campo, y tras conducirlo unos metros el cuero llegó a Susaeta que puso un centro para que Sabin Merino rematase de cabeza convirtiéndolo en gol. Eran los mejores minutos de un Athletic que soñaba con una remontada más que posible.

Pero todos sus sueños se rompieron tres minutos después. Un gran hueco en la banda izquierda del Athletic fue aprovechado por Isco, que colocó el balón dentro del área rojiblanca para que Benzema anotase su segundo gol de la noche.

De nuevo un error por parte de la zaga rojiblanca propiciaba que el Real Madrid se adelantase en el marcador.

Tras un carrusel de cambios, el Athletic puso más corazón que cabeza y finalmente no pudo obtener ni solo un punto de un encuentro con alternativas, marcado por dos fallos puntuales de un buen Athletic, que el Real Madrid supo aprovechar para lograr de este modo su primera victoria en el nuevo San Mamés.

Sergio Rodríguez