FÚTBOL – El Athletic vence y convence

Athletic y Sevilla midieron sus fuerzas este sábado en el estadio de San Mamés. Antes del encuentro muchos eran los que calificaban el partido entre bilbaínos y sevillanos como el más emocionante de la quinta jornada de Liga.
Sobre el verde, un joven de 21 años llamado Yeray Álvarez iba a disfrutar de su primera titularidad liguera con el Athletic. Muchos ojos estaban puestos en el dorsal “27” del Athletic que aprovechó su oportunidad realizando una actuación notable. Lo que pocos podían imaginar era que otro de los componente de la zaga rojiblanca se iba a convertir mediante un gran gol en el héroe de la noche.
El Athletic comenzó gobernando el encuentro desde los primeros minutos del partido. Las constantes pérdidas de balón por parte de un Sevilla, que solo encontraba algo de claridad en su juego cuando Nasri entraba en contacto con él, no hacían más que acrecentar el entusiasmo y la moral de los aficionados y jugadores rojiblancos, que a través de las ocasiones de Iñaki Williams y Raúl García antes de los diez primeros minutos del choque avisaron a los hispalenses de lo que se les venía encima.
Pese a que con el paso de los minutos el Athletic fue perdiendo algo de fluidez en su juego, lo que sucedió en el minuto 26 fue precisamente lo que se podía presagiar. El conjunto vasco se adelantó en el marcador a través de un gol de San José, que aprovechó un rebote que él mismo había provocado para enviar el cuero al fondo de las mallas. Si bien es cierto que el tanto del jugador navarro no será recordado por su belleza, lo que es innegable es que este gol hacía justicia a lo visto hasta ese momento sobre el campo.
Tras el gol local, el Sevilla intentó plantar cara al Athletic aunque continuaba sin generar ocasiones claras de peligro. Tanto es así que los de Jorge Sampaoli se fueron al descanso sin haber realizado ni un solo disparo entre los tres palos.
Tras la reanudación el Sevilla seguía sin ser capaz de generar fútbol, aunque en el minuto 55, Nasri, el jugador más destacado del cuadro hispalense, logró el tanto de la igualada después de aprovechar un mal despeje del meta Kepa Arrizabalaga.
Diez minutos, ese intervalo de tiempo iba a ser lo que le iba a durar la alegría al Sevilla. Diez minutos iba a ser lo que iba a tardar San Mamés en ver un golazo su lateral izquierdo Mikel Balenziaga. El de Zumárraga recuperó un balón en tres cuartos de campo para después realizar un autopase al borde del área con el que logró zafarse de Mariano y acabar la jugada con un potente disparo cruzado ante el que Sirigu no pudo hacer nada.
San Mamés enloqueció ante lo que acababa de ver. Pero este no iba ser el último gol del que iban a poder disfrutar los aficionados congregados en la Catedral. Ya en los minutos finales, Sirigu perdió los papeles y vio la roja después de propinar un codazo dentro del área a Aduriz. Tras la expulsión del portero y con los tres cambios ya realizados por parte de los de Nervión, fue Iborra quien se tuvo que poner bajo palos para intentar detener la pena máxima. La misión no era ni mucho menos sencilla, enfrente, a tan solo 11 metros y con la mirada clavada en la portería estaba Aduriz, quién no desaprovechó la ocasión para sellar la victoria del Athletic y seguir agrandando su leyenda como jugador rojiblanco.
Con el resultado final de 3-1, los aficionados del Athletic despidieron a su equipo. Un conjunto que ha sido capaz de sobreponerse a un mal comienzo liguero y que después de cuatro victorias consecutivas se sitúa, a la espera de que se disputen el resto de partidos, en tercera posición.

Sergio Rodríguez