Euskadi convoca el Basque Culinary World Prize

 

Un nuevo premio internacional se lanza hoy para reconocer a chefs con iniciativas transformadoras, para destacar a cocineros que usan la gastronomía para mejorar su sociedad. Será elegido por un jurado conformado por algunos de los cocineros más influyentes del mundo, así como por expertos internacionales en diversos ámbitos.

El Basque Culinary World Prize se crea para celebrar la evolución alcanzada por la gastronomía tras una reflexión sobre la capacidad de la gastronomía para multiplicar la dimensión de su profesión, integrando sensibilidades y aptitudes sobre un terreno abonado por el intercambio; y, muy especialmente, que se podía contribuir con la sociedad, más allá de la cocina.

El premio lo recibirá un cocinero o una cocinera que demuestre cómo la gastronomía puede traducirse en una fuerza transformadora. Servirá para subrayar el trabajo de hombres y mujeres que deciden aprovechar la cocina para incidir en su sociedad, bien a través de alguna innovación culinaria, o de proyectos vinculados con temas culturales, de responsabilidad social, sostenibilidad o desarrollo económico; así como de iniciativas que, en general, impacten positivamente en la industria alimentaria. El ganador recibirá 100.000 euros, que deberá donar a un proyecto de su elección que exprese el poder transformador de la cocina.

El premio lo otorga una iniciativa público-privada formada por el Basque Culinary Center y el Gobierno Vasco. El Basque Culinary Center (BCC), es una institución académica líder en el mundo dedicada a la educación, innovación e investigación gastronómica, en el marco de la Estrategia Euskadi-Basque Country, una marca de país que cuenta con el apoyo y la participación del Gobierno Vasco, que promueve a Euskadi desde valores intrínsecos como la cultura del esfuerzo, el compromiso, la capacidad de superación, la vocación por la transformación o la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres.

En su primera edición, el Basque Culinary World Prize será otorgado por un jurado conformado por los miembros del Consejo Internacional del BCC, presidido por el chef Joan Roca (España). Incluye a Gastón Acurio (Perú), Ferran Adrià (España), Alex Atala (Brasil), Dan Barber (EEUU), Heston Blumenthal (Inglaterra), Massimo Bottura (Italia), Michael Bras (Francia), Yukio Hattori (Japón), Enrique Olvera (México) y René Redzepi (Dinamarca).

Como invitados especiales, incluirá a expertos destacados a nivel internacional en otras disciplinas como el escritor Harold McGee, entre los principales investigadores en materia de ciencia y cocina; Massimo Montanari, historiador, profesor y gastrónomo, entre los mayores especialistas en Historia de la Alimentación. A la escritora mexicana Laura Esquivel (Como agua para chocolate); y a Hilal Elver, relatora especial en Derecho a la Alimentación en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El jurado tomará la decisión en una deliberación presencial el próximo mes de julio y la entrega oficial del premio se celebrará en septiembre.

“Estamos convencidos de que la gastronomía puede tener una incidencia especial en la sociedad cuando los chefs asumen la responsabilidad que conlleva tener una voz pública. Queremos, con esto, compartir con el mundo ejemplos concretos del trabajo extraordinario que vienen haciendo chefs en todas partes, sean conocidos públicamente o no, o si esa pequeña o a gran escala”, explica Joxe Mari Aizega, Director General del Basque Culinary Center.

“El Basque Culinary World Prize identificará a personajes transformadores: a hombres y mujeres trabajadores, emprendedores y con vocación a la excelencia; a gente innovadora y creativa; tenaz, contracorriente y hasta temeraria, pero sobre todo, comprometida con su comunidad”, señala Joan Roca, presidente del Consejo Internacional del BCC y del Jurado, chef de El Celler de Can Roca (3 estrellas Michelin en Girona, España)

La cocina no es un fin en sí mismo, sino un medio para resultados mucho más importantes. Asumida así, ha probado ser una herramienta poderosa de cambio. Por eso, los cocineros deben estar comprometidos y conscientes de su contribución a una sociedad más justa, solidaria y sostenible”, refiere Gastón Acurio, chef de Astrid & Gastón, Perú.

“Cultura, conocimiento, conciencia y sentido de responsabilidad. Esas son las bases del chef del futuro, por eso me enorgullece formar parte de este premio, con el que esperamos inspirar y movilizar a esos que se empeñan en hacer la diferencia a través de un compromiso con su sociedad”, declara Massimo Bottura, chef de Osteria Francescana (3 estrellas Michelin en Modena, Italia).

“La cocina es vida, no hay que olvidarlo, por eso me alegra ver que hay chefs trazando su vocación desde el sentido de la humanidad. Me maravilla lo veo porque no es algo efímero, es el futuro de la cocina. Han sido sabios los chefs de este tiempo al marcar ese camino”, opina Michel Bras, chef de Le Suquet. (3 estrellas Michelin en Laguiole, Francia).

“La cultura alimentaria de la actualidad nos ha dado a los chefs una plataforma de influencia, incluyendo el poder, si no el lujo, para innovar. Como árbitros del gusto podemos ayudar a inspirar una nueva manera de comer”, comenta Dan Barber, chef de Blue Hill y en Stone Barns (Nueva York, Estados Unidos).

“Cocinar significa respetar reglas, actuar apropiadamente y trabajar en conjunto. Por eso la cocina es la mejor manera para entender cómo es la vida”, dice Massimo Montanari, escritor italiano, experto en Historia de la Alimentación.