El colectivo Horman Poster ofrece Monteverdi gurea/Nuestro Monteverdi, espectáculo dedicado al Octavo Libro de Madrigales de Claudio Monteverdi

El Teatro Arriaga retoma el ciclo que recuerda la figura del compositor italiano Claudio Monteverdi (Cremona, 1567 – Venecia 1643), cuando se cumplen 450 años de su nacimiento. Será la próxima semana, el martes 14 y el miércoles 15, cuando se represente el espectáculo Monteverdi gurea/Nuestro Monteverdi, una propuesta escénica de Horman Poster, el colectivo formado por Matxalen de Pedro e Igor de Quedra, tomando como referencia el Octavo Libro de Madrigales de Monteverdi. Ellos mismos subirán a escena para interpretar, junto al grupo vocal de cámara Proyecto 8, dirigido por Basilio Astúlez y el grupo musical barroco Passamezzo Antico, encabezado por Pedro Gandía Martín y Juan Manuel Ibarra, esta nueva creación producida por el Teatro Arriaga.

Claudio Monteverdi, publica su Octavo libro Madrigali guerrieri, et amorosi con alcuni opuscoli in genere rappresentativo, che saranno per brevi episodi fra i canti senza gesto (1638) después de diecinueve años de silencio. La crisis de la industria editorial veneciana y la depresión económica inducida por las epidemias de peste pueden explicar en parte ese silencio. Durante ese tiempo el madrigal había pasado de ser un género dotado de rasgos unívocos a abarcar una multitud de formas heterogéneas, cuyo objetivo seguía siendo, no obstante, el de representar las pasiones humanas por medio de la vinculación entre oratione (el texto poético) y armonía (la música).

A trescientos setenta y nueve años de distancia y con la mirada puesta en ese heterogéneo Claudio Monteverdi, la propuesta dramatúrgica de Horman Poster parte de una serie de simples preguntas: ¿Qué significan hoy los madrigales de Monteverdi? ¿Cómo nos acercamos a tanta antigua modernidad? ¿Cómo le suena hoy, a un adolescente del s. XXI, la polifonía de unos Madrigales del s.XVI? ¿Qué posición tomamos, tras siglos de colonialismo y barbarie, ante tal sublime belleza? ¿Fue quizás Monteverdi otro artista precario más? ¿Cuál fue su relación al servicio de la élite de turno?

Como explica el grupo Horman Poster, “Nuestro Monteverdi es uno que va y viene entre documento, asombro, interrogación, historia y performance. Mientras el teatro agoniza, la lírica nos escupe a la cara y nos convierte en testigos de un milagro cultural”.