Dos bodegas vascas, las primeras del Estado en desarrollar una Declaración Ambiental de Producto

Las bodegas vascas Bodegas Gil Berzal y Señorío de Astobiza han elaborado una Declaración Ambiental de Producto (siglas en inglés, EPD) según el prestigioso programa sueco International EPD System®, en el marco de una iniciativa pionera en España y Europa.

Se trata de las dos primeras bodegas del Estado en obtener este reconocimiento, y hasta el momento solamente una bodega italiana contaba con este distintivo ecológico. Cabe destacar, que a diferencia de la bodega italiana, Gil Berzal y Astobiza se caracterizan por ser bodegas pequeñas, lo que las convierte en las únicas PYMEs del sector vitivinícola mundial en obtener esta diferenciación. 

Esta iniciativa se enmarca dentro de un proyecto financiado por el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad el Gobierno Vasco, más concretamente dentro del programa Berriker del 2013. A través de esta iniciativa, las bodegas participantes han hecho  públicas sus respectivas EPDs (Declaración Ambiental de Producto) o lo que es lo mismo, un documento verificado y registrado que va más allá del cálculo de Huella de Carbono, comunicando información transparente y comparable, sobre el impacto ambiental del ciclo de vida de los productos. Esta Declaración Ambiental se encuentra totalmente alineada con la Huella Ambiental Europea, que actualmente está en fase piloto y que tiene como objetivo normalizar en toda la UE la manera de demostrar que un producto tiene un mejor comportamiento ambiental, tratando de poner orden en la dispersión de iniciativas, organismos y etiquetas que en este momento confunden a los consumidores.