DEPORTE – El Athletic se coloca a seis punto de la Champions League

 

Hasta siete cambios realizó Ernesto Valverde respecto al once que disputó el pasado jueves el encuentro de ida de los octavos de la Europa League. Pese al gran número de modificaciones, el Athletic se llevó los tres puntos al cuajar un gran encuentro que le sitúa sexto a tan solo seis puntos de la Champions League a falta de nueve jornadas para que finalice la temporada.

Un Athletic que salió convencido de sus posibilidades, ahogó al Betis con una asfixiante presión y le permitió robar balones con relativa sencillez. El equipo dirigido por Merino veía como los locales estaban siendo superiores en prácticamente todas las facetas del encuentro. Las ocasiones de Mikel Rico y de Sabin Merino en los minutos iniciales daban aún mas alas al conjunto vasco, a la par que recortaban las del conjunto andaluz.

Como un oasis en el desierto resultó ser la ocasión de la que gozó Rubén Castro para adelantar a los sevillanos en el marcador. Aunque poco después y para despejar cualquier atisbo de dudas, Sabin Merino desató la tormenta que se llevaría por delante al cuadro verdiblanco. Corría el minuto 34 y la última perla de Lezama debió pensar que era un buen momento para hacer ver que escudo es el que gobierna en San Mamés. Definió a la perfección un pase de Mikel San José, que se estrenaba como padre dando una asistencia a uno de los benjamines del cuadro vizcaíno.

Mikel Rico iba a dejar muy tocado al conjunto visitante en el minuto 44. Marcó uno de esos goles que hiere de gravedad al equipo que lo recibe por el momento en el que lo encaja.

Tras el descanso, no se vio nada nuevo bajo el sol. El Athletic continuaba dominando y dio la puntilla al Betis. Como en el primer tiempo, Sabin Merino perforó la meta de Adán, que no encontró el paraíso en Bilbao.

Con 3-0 en el minuto 50, Valverde ordenó al rey león, que hoy descansaba para la batalla del próximo jueves, que comenzase a calentar con mayor intensidad. Raúl García, otro de esos jugadores con un carácter salvaje fue precisamente quien dejó su sitio para que Aritz Aduriz, comenzase a correr por el verde de San Mamés.

Los aplausos proseguían en Bilbao, Muniain y Laporte se retiraban al banquillo para que Elustondo y Etxeita pudiesen disfrutar de unos minutos en el campo.

Un hecho aislado en el minuto 85 quebró por un instante la armonía en el estadio. Rubén Castro, quien si no, anotó el 3-1 para que los aficionados béticos que se habían desplazado hasta San Mamés no se marcharan con un recuerdo tan amargo de La Catedral.

Así finalizó un encuentro que sirvió como antesala al choque del próximo jueves, en el que los leones lejos de su territorio esperan dar caza al murciélago.

Sergio Rodríguez.