BJM – Les Ballets Jazz de Montréal ejecuta en el Teatro Arriaga un programa de danza sexy, explosivo y muy original

Un programa de danza híbrida donde se alían la estética del ballet clásico con otros diversos estilos de danza, o dicho de otra manera, un despliegue de  estilo radiante y expresivo que explora el lado creativo de las tendencias contemporáneas pero comprometido a la vez con la estética clásica. Es lo que va a ofrecer BJM – Les Ballets Jazz de Montréal en el Teatro Arriaga el viernes 23 y el sábado 24 de enero, los dos días a las 20:00 horas. El concepto de “danza híbrida” responde al hecho de que se trata de un programa compuesto por tres piezas: “Zero in on”, del barcelonés Cayetano Soto, “Night box”, del coreógrafo chino Wen Wei Wang; y “Harry”, del israelí-americano Barak Marshall. No sorprende esta apuesta por la fusión puesto que BJM es una compañía, sí, pero también un genuino laboratorio de investigación.

El resultado de la conjunción de estas tres piezas es un montaje artístico espectacular, con mucho ritmo y que podríamos definir como sexy, explosivo, original, accesible y notable por la excelencia de su ejecución. La dirección artística corre a cargo de Louis Robitaille, cuyas manos maestras llevan guiando a esta formación canadiense desde 1988. En todo este tiempo, Robitaille ha presentado obras de coreógrafos internacionales como Mia Michaels, Trey McIntyre, Patrick Delcroix, Rodrigo Pederneiras, Mauro Bigonzetti, Annabelle López Ochoa, Cayetano Soto y Barack Marshall. Para Robitaille, cada actuación de BJM debe perseguir un fin: “A través de BJM, quiero embellecer la vida cotidiana, llevar la felicidad donde más se necesita.  Cuando sentimos cierta magia al final de la representación, sé qué tipo de encuentro se ha producido realmente”.

Les Ballets Jazz de Montréal es una compañía de repertorio contemporáneo de fama internacional y esta propuesta demuestra por qué son uno de los grupos de danza y ballet punteros en este momento.